martes, 13 de abril de 2010

Adicción.

Nadie es perfecto, todos nosotros somos simples almas torturadas por nuestras emociones, empujados por el viento del destino hacia recónditos rincones oscuros dónde las más viles perversiones nos manipulan a su antojo.

Y es entonces cuando caemos.

Al principio no lo vemos más que como una simple broma, nosotros podemos superarlo. Nos mentimos diciendo que podemos dejarlo cuando queramos. Somos adultos, somos fuertes, no somos adictos.

Pero todo es mentira.

En cuanto nos damos cuenta es demasiado tarde, ya estamos enganchados, acudimos a comprar más, pronto ya no tenemos bastante con uno, lo que antes nos llenaba nos empieza a saber a poco, compramos dos, luego tres, pero no es bastante, nunca es bastante.

Empezamos sintiendo la euforia de la novedad.

Pero eso pasa pronto, rasgamos el plástico como posesos observando su contenido con las pupilas dilatadas por la emoción, y así es al principio, todo es nuevo. Luego viene la insatisfacción, el necesito otro, el este será el ultimo, pero luego viene otro.

Por suerte todos tenemos límites.

Podemos degradarnos, hundirnos, convertirnos en espejismos de lo que fuimos, hasta que tocamos fondo, entonces solo nos queda un camino, el de volver a levantarnos.


- Hola, me llamo Dr.Cataclismo...

- HOLA DOCTOR.

- Llevo 11 años sin comprar, pero yo también coleccione cartas de Pokemon. En las noches más oscuras aun los oigo en sueños.... Hazte con todos. Hazte con todos.



JAPONESES, YO OS MALDIGO.

2 comentarios:

V101V dijo...

Yo también soy adicto al coleccionismo... por suerte ahora colecciono más cosas "virtuales" y menos "reales" ahorrándome pasta y lugar en casa ;)

Dr.Cataclismo dijo...

Nada hombre, la falta de espacio no supone reto alguno para quien lleva más de 20 años jugando al tetris.