miércoles, 20 de mayo de 2009

Star Brand 8


En este número tratando de evitar un accidente con su moto, Ken sobrevuela una parte del bosque y allí conoce a un niño llamado Tad que le propone acudir al taller de su padre para arreglar los desperfectos que ha sufrido el vehículo.


Como ya os he ido comentando, Star Brand pretendía reflejar el mundo real si en el hoy empezaran a aparecer personas con superpoderes, naturalmente estos poderes no podrían venir de algo tan simple como un baño en productos altamente contaminantes o una sobredosis de radioactividad, eso los padres de Tad lo saben de buena tinta.



Al ir aumentando la confianza entre los dos Tad le pide a Ken que le de un paseo en su moto voladora. Este, sorprendido, y a sabiendas de que al chico no le queda mucho tiempo de vida le confiesa la verdad de sus poderes, el problema viene cuando después de una demostración de vuelo le pide que solucione el problema de la contaminación causada por AXCO.


Por desgracia esa misma noche Tad sufre un ataque y Ken furioso decide actuar contra el deposito de residuos.


En el cómic Marvels se nos enseñaba a través de los ojos de un reportero del Daily Bugle lo maravilloso que podía ser un universo plagado de superhéroes con sus llamativos uniformes y sus muestras de valor al lanzarse sin titubeos a las mismas fauces del mal. Sin embargo ese cómic tiene una contrapartida oscura, Ruinas. Del que mañana os hablare más ampliamente pues de verdad se merece un post aparte.
Pero para ir abriendo boca y salir definitivamente de dudas sobre los efectos beneficiosos de los rayos Gamma preguntaremos al Dr. Robert Bruce Banner si como experto en la materia de verdad cree que las radiaciones nos pueden dar superpoderes.



Bien, nos tomaremos eso como un NO.