miércoles, 4 de marzo de 2009

Dos rombos

Si sois españoles es muy probable que los hayáis oído mencionar o los recodéis de vuestra infancia, para los que no los dos rombos a los que hago referencia aparecian durante la dictadura en algunas publicaciones y al inicio de algunas películas indicando que no eran adecuadas para el publico infantil.

Dicho esto vayamos al objeto de hoy, un cómic de Flash Gordon publicado por Editorial Dolar.


Como podéis observar aparece claramente indicado su contenido para adultos con los dos rombos.
Pues mira que me lo he leído y releído veces y sinceramente aun no le he encontrado el motivo de clasificarlo como cómic para adultos. El máximo contenido sexual que se podía encontrar en las aventuras de este personaje era algún que otro beso que se daba con su novia, la máxima explosión de violencia eran un par de puñetazos con el villano de turno que solía fallecer víctima de su propia maldad (ya que Flash no mataba), aparte de eso solo algún combate contra algún monstruo galáctico.
Vamos, que nada excesivamente perturbador para las tiernas mentes de los infantes Españoles. No puedo comprender el motivo de intentar apartar a los niños de los cómics, yo crecí leyendo cómics y la verdad es que soy una persona perfectamente normal.
Ahora si me disculpáis se me esta haciendo tarde y aun tengo que sacrificar tres gallinas, vender mi alma al diablo y degollar un carnero.